Continúan los conflictos internos en el Museo Macay

Ex-empleado revela situaciones “amañadas”; posible renuncia de Silvia Madrid

Desde hace cierto tiempo, en el Museo Fernando García Ponce-Macay los conflictos internos han subido de tono, al punto de resquebrajar el servicio público que todo museo cuida segundo a segundo. En los últimos dos años, los responsables de la administración de este recinto han actuado en contra del servicio que ofrece a la sociedad a la que se debe, y no sólo a la ciudadanía de Mérida y la población de Yucatán, sino también a los turistas nacionales y extranjeros que visitan la ciudad.

Más allá de los despidos injustificados que han sufrido varios empleados especializados y profesionales en los últimos meses, los programas esenciales de este museo han sufrido graves afectaciones. Por una parte, el Taller Itinerante de Arte, destinado a la población infantil del estado, fue cancelado sin probar antes otras opciones para mantenerlo en operación, a sabiendas del éxito alcanzado en sus logros y la gran simpatía que había despertado entre los niños. Por otro lado, el programa de las exposiciones artísticas del museo se ha visto menguado al no contar con director desde hace varios años.

Acerca de los conflictos, el ex coordinador de vigilancia del museo, Óscar Augusto Tzec, quien llevaba alrededor de dos años y medio laborando ahí, luego de su despido injustificado, comentó que su destitución fue “amañada”. Señala que, a través del Comité de Ética y Conducta del museo, le fincaron anomalías en su comportamiento. Al respecto, aclara que “todo el museo se preguntó quiénes formaban parte de este Comité de Ética y Conducta y, vaya sorpresa, la tía, el sobrino, dos empleados de la tía… qué igualdad puede percibirse si casi el 70% del Comité está conformado por una sola tendencia (por no decir familia)”.

En cuanto a este Comité de Ética, Óscar Tzec esclarece: “¡que injusto es!, qué atrofiados y frágiles procedimientos tiene; con unas pocas acusaciones (sin comprobar), armaron un caso sólido, según ellos, y como si se tratase de un juicio al más puro estilo hollywoodense, determinaron el destino de un empleado que dio mucho. Como todos unos dioses, dijeron lo que consideraron ‘justo’ por alguien… qué ciegos son; pregunte usted qué fue lo que dijo la Lic. Selene Pech [la abogada patronal] al CP Manuel Cetina [el administrador] cuando cuestioné por qué no se me dio la oportunidad de refutar todo lo escrito por el Comité de Ética y Conducta, que no era otra cosa más que una sarta de mentiras; la Lic. Selene Pech miró al CP Manuel Cetina y le dijo: ‘es que, Manuel, esto es muy ambiguo’, a lo que respondió el contador: ‘pero el patrón ya decidió y no hay marcha atrás’. Que una licenciada lo diga y a la cara del contador… pues de qué tamaño era el error, de qué dimensión era la mañosidad disfrazada por el Comité de Ética y Conducta; porque podrán engañar a un ignorante pero a mí, no.”

Se sospecha que Silvia Madrid, Coordinadora del Comité Técnico, ha renunciado.

Para terminar sus comentarios, el ex coordinador de vigilancia del museo señala lo siguiente: “me notifican de una denuncia en mi contra, una denuncia que, según  palabras de Juan Carlos Esquivel May (jefe de Control Interno y director del Comité de Ética y Conducta), había sido puesta por un vigilante por posible abuso de autoridad o uso indebido de funciones. [Sin embargo,] las llamadas que he recibido de apoyo, de escuchar lo que opinan los empleados del museo de Juan Carlos Esquivel y de su tía Diana May, me hacen pensar que no estoy tan equivocado después de todo”.

Lo importante de estas revelaciones está detrás de los propios comentarios de Óscar Tzec: el escenario conflictivo que impera dentro del Macay. La ciudadanía no merece que el más importante museo de arte contemporáneo de esta región del país se desquebraje. Si a todo ello se le aumenta la sospecha de que la coordinadora del Comité Técnico de la Fundación Cultural Macay, Silvia Madrid, haya renunciado (no se le ha logrado localizar en ningún lado), no habrá ninguna duda de que el museo está por venirse abajo. Sin director del museo, sin coordinadora del Comité Técnico, sin director operativo, sin museógrafo, sin el personal profesional necesario, sólo quedan quienes han perjudicado desde hace tiempo a esta institución pública y la sociedad a la que se debe.

Fuente: página de transparencia del MACAY

Al poder hacer y deshacer a su criterio, y no bajo las normas de operación que ha sugerido el Congreso Internacional de Museos, el grupo aludido por Óscar Tzec, al que él llama “la familia” (él se refiere a Diana May, directora de Medios de Comunicación, tía de Juan Carlos Esquivel May, jefe de Control Interno y también del Comité de Ética y Conducta) parece que, además de lo señalado, están cometiendo ciertas anomalías con el presupuesto. Por ejemplo, en la página de Transparencia del Macay, hasta el 3 de mayo del presente año, aparece en el tabulador de salarios el supervisor académico. Sin embargo, desde que éste fue despedido el 15 de diciembre pasado, dado que fue cancelado el programa al que pertenecía este cargo, no se ha vuelto a contratar a nadie y no debería aparecer en el tabulador.

En otros casos, aparecen cargos que ya no existen, como la coordinadora del Taller Itinerante de Arte, ya que este programa que fue cancelado. Junto con éstos, en la misma página de Transparencia sigue apareciendo el encargado de Espacios Culturales, proyecto que formaba parte del Taller Itinerante de Arte (ya cancelado), aunque se sabe que estos espacios han continuado sólo en los municipios en que empezaron a ser instalados. Como sea, hay datos sospechosos en Transparencia del Macay, por lo que debía aplicarse una auditoría minuciosa para ratificar o rectificar estas presunciones. La ciudadanía merece explicaciones y aclaraciones.

Escrito por
Más de Óscar Muñoz

La crisis del Macay

¿La caza de “pokemones” como encuentro con el arte contemporáneo? Generalmente, cuando...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *