David Sierra y sus “Bisnes de la guerra”

Fotos: Ricardo E. Tatto

En un momento donde la mayoría de los artistas locales se dedica a temáticas en las cuales hay una evasión de la realidad o temas triviales. Es significativo cuando un artista toca un tema que no es fácil de digerir o complaciente. David Sierra nos muestra una serie de obras cada una con una fuerza interior, pero que en conjunto nos llevan a reflexiones acerca de nuestra contemporaneidad y la relación de la guerra con los negocios, del libre mercado neoliberal que envenena todo… No son imágenes complacientes para decorar un espacio.

dsc_0011-copiaEn México nos encontramos en guerra contra el narcotráfico desde el periodo de Felipe Calderón, obviamente los perdedores de esta guerra somos los civiles, los ganadores aquellos que hacen “bisnes”. A algunos les podemos poner nombre y apellido, otros son corporaciones anónimas con dueños que se ocultan tras el capital financiero y humano.
Sierra nos invita a pensar, nos muestra imágenes poderosas en un mundo de imágenes digitales desechables por el acelerado consumo cultural y la erosión acelerada de ideas por su sobreexposición, el arte objetual se vuelve documento histórico en nuestra contemporaneidad.

Es justamente eso el cuerpo de obra de Sierra, además de los valores artísticos intrínsecos y extrínsecos que posee, es un reflejo de una realidad la cual no es ajena, es propia por humanidad. Una lectura no digerida, hay que poner atención a cada una de las piezas de la exposición, a las cédulas con reflexiones y a todo en su conjunto.

Si bien la curaduría es correcta en el aspecto de elegir a David Sierra para exponer en el Macay puesto que es un artista con obra compleja y que no busca complacer, no es fácil de digerir, y tampoco puede ser ocupada como decoración de oficina. Contiene obras como el “Tirahule cash”, el cual es una talla en madera pintada, con hule, metal, plástico, cuero; o sus dibujos “Rostros selectos del facebook”, donde reutiliza papel o el mantel pintado con acrílico en una obra de la serie los “Bisnes de la Guerra”.

Hay collages bidimensionales y tridimensionales, jugando con estas dimensiones y mezclándolas. Las pinturas poseen estridencia en la paleta de colores. Hay una serie de rupturas de manera formal con lo que se produce en Yucatán, consigo mismo, y hay un desenfado lúdico en la experimentación.dsc_0033

En lo que falla la curaduría es al no hacer una selección de obra para el espacio, una de las consecuencias de ello es que hay momentos en donde hay demasiadas piezas, lo cual impide por su cercanía las unas con las otras el apreciar correctamente cada una de ellas; a veces las esculturas se interponen entre los cuadros que se encuentran en los muros, sin una razón en específico para esa decisión. Con menos cantidad de obra se hubiera podido dirigir/hacer un guión museográfico más agradable para el espectador.

Si bien hay un discurso contundente por el tipo de piezas, no se pudo lograr un posicionamiento claro por parte de la museografía para la organización de las mismas. En resumen el montaje es deficiente al no ocupar el espacio de manera correcta; es decir, se queda en algo intermedio, en la indefinición. Por último los invito a visitar la muestra, pues en términos profesionales, es significativo y necesario acudir al Macay a ver la obra de Sierra. Vale la vena verla y que hablemos acerca de ella.

Título de la exposición: Bisnes de la Guerra.

Artista: David Sierra.

Inauguración: 29 de julio de 2016 (tres meses de exhibición).

Sede: Museo Fernando García Ponce – MACAY (Pasaje de la Revolución entre 58 y 60. Centro, Mérida).

Más de Ramón González

Más allá de la memoria: Peter Kim en galería La Cúpula

Fotos: Ricardo E. Tatto La temática de la exposición toca un tema...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *