A prueba de carcajadas

Los ojos de la bestia

Hablar de política no es algo a lo que me preste con naturalidad. Normalmente, prefiero dejárselo a gente con mayores referencias, perspectivas y conocimientos que un servidor. Además, considerando que los temas tratados en este espacio suelen ser de naturaleza cinematográfica, no es extraño que en los últimos meses me haya abstenido de hacer una mínima referencia a las próximas elecciones presidenciales estadounidenses. Por supuesto que, al igual que muchos, he procurado informarme del desarrollo de los acontecimientos en ambos bandos; reservando opiniones para mí mismo y ciertas amistades muy cercanas.

Sin embargo, en días pasados ocurrió algo que me hizo modificar significativamente esta costumbre. Decidí ver las transmisiones en vivo de la Convención Nacional Republicana de la misma manera en que un niño de ocho años aprovecha que su mamá no está en la casa para fumar uno de sus cigarros, una recién casada se deja convencer por su cónyuge para probar el sexo anal, o a un fan incondicional de Daniel Day Lewis le entran las ganas de ver “Nine” (2009) por primera vez: con una inocente curiosidad aventurera que a los pocos minutos se vio sustituida por una combinación simultanea de desilusión, shock y horror más allá de lo humanamente posible de describir con palabras. Tan dramática reacción se debió a que caí en la irreparable cuenta de que Donald Trump es, hasta este momento y para efectos prácticos, invencible. Y una buena parte de la razón por la cual lo considero invencible es que, por más que lo intente, no logro encontrar una manera de reírme de él.
convencion-republicana-y-discurso-de-trump-alta-fragilidad

¿Qué quiero decir con lo anterior? No hace mucho, después de un periodo considerable de tiempo sin haber pensado en ella, volví a ver “El Gran Dictador” (The Great Dictator, 1940); escrita, producida, dirigida y protagonizada por Charlie Chaplin en el doble papel de su característico vagabundo ahora convertido en un barbero judío y de Adenoyd Hynkel, el sanguinario y autoritario gobernante de la nación de Tomania. Decir que lo que Chaplin buscaba con esta película era hacer burla de Adolf Hitler y de la Alemania Nazi sería como decir que “Dark Side of The Moon” de Pink Floyd es un excelente álbum de rock. Algo que cualquiera medianamente familiarizado podría deducir por su cuenta y que a duras penas constituye el verdadero punto a discutir.

Si deseamos profundizar, habríamos de concluir que, mucho más allá de la mera mofa, a lo que Chaplin esperaba someter al Führer era un autentico asesinato de imagen. Desmantelar parte por parte la imagen de hierro que fue construida alrededor de él, con golpes tanto certeros como brutales de ridículo, ironía e irreverencia. Simplificar a este übermensch y todo lo que representaba hasta el nivel de un simple y grotesco payaso. Mostrar al mundo que este enano teutónico con ínfulas de divinidad no solamente era igual a todo hombre sangrante, sino además merecedor de lastima en lugar de respeto. Después de todo, ¿qué acaso no es esa la finalidad primordial de la sátira y, sobre todo, de aquella con un corte genuinamente político?c9b3072d

Dicha clase de sátira, en el mejor de los casos, no se contenta con arrancar carcajadas a su audiencia. Su objetivo último va, en dichas circunstancias, en pos de una modificación de conciencia en torno a determinadas realidades sociales y figuras públicas a partir de cuyas características básicas obtiene su materia prima. Y con dicha modificación de conciencia, aunque suene romántico, obtener un cierto nivel de inferencia en el proceso de cambio social que implícitamente busca promover. De ahí que Aristófanes, pilar del teatro clásico griego, haya recurrido al humor como un arma en contra de la credibilidad intelectual de Sócrates en “Las Nubes”.

Del mismo modo, ¿cómo olvidar la podredumbre moral que príncipes de la Iglesia Católica -en la Francia del Siglo XVI- reconocieron dentro de ellos mismos al verlos representados en el “Tartufo” de Molière propiciando a catalogarla de obscena? Avanzando a pasos agigantados en la línea de tiempo, así como aprovechando para aterrizar el tema en terreno fílmico, ¿debería sorprendernos que sin tratarse de una sátira formal, Michael Moore (“Fahrenheit 9/11”, 2004) haya decidido enfatizar los rasgos cuestionables y bobalicones de George W. Bush a niveles de lo burlesco, esperando con ello contribuir a la interrupción de la estancia del Partido Republicano en la Casa Blanca? Teniendo a Hitler justo en la mira de su genio cómico, Chaplin de seguro debió intuir que, mientras más grande quiera proyectarse un tirano, más gracioso será cuando remuevan el tapete debajo de él.  En la destrucción de su orgullo reside su emasculación.trump

¿Cómo demonios, entonces, puede la más afilada sátira destruir a Donald Trump? ¿Cómo burlarse de alguien que, salvo el dinero, no toma en serio a nada ni nadie; incluyéndose a sí mismo? ¿Cómo lastimar al ogro anaranjado inmune a los dardos de las más brutales y vitriólicas verdades, inclusive aquellas bajo su admisión, como si fueran simples pétalos que apenas rozan su piel? ¿Para qué bombardear con el poder del absurdo a quién parece estar haciendo todo de su parte para convertirse en el Emperador del Absurdo; no sólo nutriéndose con éste, sino también a su propio electorado? Ante monstruos como Trump, Chaplin quedaría perplejo e impotente. Al igual que todos quienes luchamos por sostener nuestro aliento de aquí a Noviembre, re-confirmaría con horror que la realidad siempre demostrará ser muchísimo más cruel que cualquier ficción. Y cuando eso ocurra ninguna risa será suficiente, por más fuerte que sea.

Etiquetas de esta publicación
, , , , , ,
Más de Manuel Escoffie Duarte

El camino a Ixtlan: (Re) descubriendo a Oliver Stone I

Somos opuestos en lo que a nuestros estilos y sensibilidades concierne. A...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *