El cine de horror de Universal Pictures II

Auge y caída del sistema de producción hollywoodense (Parte II) -La primera parte puedes leerla aquí-

EL RENACIMIENTO (1939-1941)

Entre 1936 y 1939 se reestrenaron Drácula y Frankenstein en las salas de cine, ante un gran éxito taquillero. Los nuevos dueños de Universal Pictures consideraron que producir nuevas cintas de horror podría ser un buen negocio… y tenían razón.

En 1939 se estrenó El hijo de Frankenstein, en la que Boris Karloff dio vida por última vez al monstruo que lo hiciera famoso. Compartió créditos con un excelente Basil Rathbone (1892-1967), un excéntrico Lionel Atwill (1885-1946) y un gigantesco Bela Lugosi, que se roba la película como Ygor, en el que bien podría ser el mejor papel de toda su carrera. Clásico infravalorado, El hijo de Frankenstein es una excelente secuela que sobresale por su atmósfera, sus diálogos, el diseño de sus personajes y su fotografía bellamente expresionista. En 1940 vio la luz La mano de la momia, sin relación con la cinta de 1932, que sentó el estereotipo de momia que camina lentamente como zombi.

The Mummy´s Hand

Por fin, en 1941, apareció la última gran obra del cine de horror de Universal: El hombre lobo. Dirigida por George Waggner (1895-1984), fue escrita por el brillante guionista Curt Siodmak (1902-2000) como una tragedia de horror con mucho de teatro griego: es la historia del hombre que huye de su destino y termina cumpliéndolo. Fue estelarizada por Lon Chaney Jr. (1906-1973), hijo del Hombre de las Mil Caras, y contó con las actuaciones de Claude Rains y Bela Lugosi. Esta excelente película significó el “canto del cisne” para el horror de Universal, que ya nunca recuperaría su calidad.

Aparte de las mencionadas, entre 1931 y 1941 hubo otras películas de horror y suspenso producidas por los estudios, que no alcanzaron tanta fama por carecer de un monstruo memorable, pero que también son de gran calidad, como Los crímenes de la calle Morgue (1932) con Bela Lugosi; The Old Dark House (1932) con Boris Karloff y dirigida por James Whale; Werewolf of London (1935), y Black Friday (1940) con Bela Lugosi y Boris Karloff, y con guión de Curt Siodmak.

The Wolfman

Además, otros estudios produjeron filmes también muy interesantes que copiaban el estilo de Universal, como Dr. X (1932), Mad Love (1935) y The Devil Doll (1936). Por supuesto, no puede dejar de mencionarse Fenómenos (Freaks, 1932) la obra maestra de Tod Browning, que contaba una historia circense con actores deformes y que se convirtió en una de las películas más censuradas de la historia.

 

EL DECLIVE (1942-1948)

Después de El hombre lobo la calidad de las películas de Universal cayó terriblemente en una espiral hacia un pozo sin fondo. El principio del fin llegó con El fantasma de Frankenstein (1942), con Lon Chaney Jr. en el papel del monstruo y con una trama bastante estúpida. Pero estuvo claro que Universal había dejado de tomar estas películas en serio con Frankenstein contra el Hombre Lobo (1943), pastiche ridículo que es el primer antecedente de churros como Freddy vs. Jason y Alien vs Depredador, y que para colmo cuenta con un número musical y con un triste Bela Lugosi en el maquillaje del monstruo.

A estas películas siguieron más pastiches del tipo “todos contra todos”, como La casa de Frankenstein (1944) y La casa de Drácula (1945), en la que la triada de monstruos clásicos, Drácula, Frankenstein y el Hombre Lobo, compartían escena. En ambas, Lon Chaney Jr interpretó al Hombre Lobo, Glenn Strange (1899-1973) al monstruo y John Carradine (1906-1988) al Conde. Historias inverosímiles que no tenían ningún respeto por el público ni por los clásicos originales, estas películas tienen el único único mérito es ser un placer culpable para los fans. En la década de 1940 Universal Pictures produjo muchas más cintas que en los 30; curiosidades, en el mejor de los casos, y completos bodrios en la mayoría de ellos.

Abott & Costello meet Frankenstein (Charles Barton, 1948)

El último clavo del ataúd se lo pusieron con la película Abbott y Costello contra los fantasmas (1948), en que los famosos cómicos se enfrentaron a los tres monstruos clásicos. Lon Chaney Jr. interpretó una vez más al Hombre Lobo, mientras que Bela Lugosi interpretó por segunda y última vez al Conde Drácula, y Glenn Strange dio vida al monstruo. Con esta parodia estaba claro que la era dorada del cine de horror de monstruos había terminado. A lo largo de los años 40, el creador más sobresaliente fue Val Lewton (1904-1951), quien trabajó para RKO y dejó de lado los monstruos maquillados y los escenarios extravagantes para centrarse en historias de suspenso y terror psicológico, de muchísimo mejor calidad que las producidas por Universal en esos años.

En los 50, el cine de terror tuvo un prolífico matrimonio con la ciencia ficción, que nos dejó extraterrestres, mutantes y bichos colosales, pero muy poco espacio para el horror sobrenatural. De estos años provino el último monstruo clásico de Universal Pictures: El Monstruo de la Laguna Negra (1954). Pero, aunque en la parafernalia monstruosa este hombre-pez suele acompañar a Drácula, Frankenstein, el Hombre Lobo y demás, en realidad esta película tiene poco que ver, en cuanto estilo, trama y época, con los clásicos de los 30.

Creature from the Black Lagoon, 1954

EL LEGADO

El cine de monstruos de Universal Pictures no sólo nos dejó películas grandiosas y estrellas inmortales. Su influencia en la imaginería del cine de horror es evidente. Los tres monstruos clásicos, en ocasiones acompañados de los demás, han protagonizado juntos toda clase de homenajes, parodias y pastiches. Aún más, en la misma celebración del Halloween, los rostros de los personajes de Bela Lugosi, Boris Karloff y Lon Chaney Jr. se volvieron parte de la tradición.

Los niños no se disfrazan como el Drácula de Bram Stoker, sino como el de Tod Browning. Amadas por jóvenes y viejos en todo el mundo, disfrutadas siempre por públicos nuevos, las películas de horror de Universal Pictures forman parte vital de la historia del cine y de la cultura contemporánea. Sin caer en la exageración, podemos asegurar que estos monstruos vivirán por siempre…

Más de Miguel Ángel Civeira

La guerra por el Planeta de los Simios

En 1968 se estrenó El planeta de los simios, dirigida por Franklin...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *