Einstein o la relatividad del amor

Sobre la serie biográfica “Genius”

Albert yace ayuntado sobre su secretaria, con los cabellos revueltos y los papeles desperdigados en su escritorio de trabajo. Así inicia “Genius”, la serie estrenada en abril de 2017 en el canal National Geographic, que versa sobre la vida personal y el legado científico del físico alemán Albert Einstein. El programa es producido por Brian Grazer y el cineasta Ron Howard, quien también dirige el primer episodio donde se introduce al actor británico Johnny Flynn, quien encarna al científico en su juventud.

Si usted cree que este proyecto televisivo es aburrido por tratarse de un canal de divulgación científica, déjeme decirle que se ha equivocado rotundamente: la vida del genio judío es digna de una novela de aventuras, pues se encuentra llena de intrigas políticas, conflictos familiares y escarceos eróticos, ya que Einstein, aunque se casó dos veces, nunca creyó ni en Dios ni en la monogamia. Fue un pacifista que siempre abominó la guerra y la violencia que esta conlleva.

Johnny Flynn y Geoffrey Rush

La serie, narrada de forma no lineal, avanza y retrocede en el tiempo para mostrarnos hechos significativos en su vida, que a la postre también serían hitos históricos que habrían de configurar el pensamiento detrás del padre de la Teoría de la Relatividad. De hecho, a través de efectos especiales, nos muestra visualmente cómo funcionaba la imaginación de este hombre, a la par de explicarnos algunos de los conceptos necesarios para entender el porqué la física es tan esencial para nuestra existencia.

Además, al contar con un guion novelado, podemos comprender mejor el contexto social e histórico que se aborda, en especial el ascenso del nazismo, la diáspora judía, la Segunda Guerra Mundial y la postura que tomó Einstein ante estos eventos ya conocidos. Sin embargo, lo que resulta más interesante es conocer al hombre detrás del científico, al amante detrás de los pelos alborotados, al padre que negligentemente dejó a sus hijos y a su familia en aras de sus investigaciones. Estos matices y claroscuros otorgan otra dimensión al que fue la mente más importante del siglo XX.

El parecido de Geoffrey Rush es asombroso

Asimismo, da protagonismo a algunas figuras olvidadas de la historia persona de Einstein, en específico, las mujeres sin las que hubieran sido posibles sus investigaciones: Mileva Maric, su primera esposa, que dejó una brillante carrera científica al estar embarazada de Eistein; y Elsa (Emily Watson), prima de segundo grado que sería un amor tardío, que él mismo definiría como el más comprensivo y maduro de su vida. Pero sin duda, lo mejor es la interpretación del ganador del Oscar Geoffrey Rush, quien encarna a aquel que fuera genio y figura, sin el cual no se podría concebir el mundo como lo conocemos hoy en día.

Por si lo anterior no fuera suficiente, la serie es un parteaguas al ser la primera biopic de National Geographic, canal que de esta manera está incursionando en el competido mundo de los programas dramáticos para televisión. Para ello, se basaron en el libro de Water Isaacson “Einstein: His Life and Universe” (2007), cuyo objetivo es mostrarnos al hombre detrás de la mente, tal y como reza el slogan de la serie, y vaya que lo logra a cabalidad. Sus 10 capítulos son simple y sencillamente imperdibles.

Más de Ricardo E. Tatto

Einstein o la relatividad del amor

Sobre la serie biográfica “Genius” Albert yace ayuntado sobre su secretaria, con...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *