This is Us: un logro televisivo

Estamos en una época en la que las series de televisión están dominadas por la fantasía (Game of Thrones, Stranger Things), la distopía futurista (The Handmaid’s Tale) o la controversia política y el drama histórico (House of Cards, The Crown) Por lo tanto ¿qué posibilidades tiene un pequeño melodrama familiar de convertirse no solamente en un éxito entre la crítica, sino gozar de una buena dosis de popularidad?

Prácticamente ninguna. Sin embargo existe una serie televisiva que no tiene nada ver con intrigas políticas, dragones o la realeza y que se ha convertido en una favorita de los críticos y también de una buena parte de la audiencia. Se trata de This Is Us y tenemos que hablar de ella. ¿Por qué?, principalmente por dos razones: ha iniciado con su segunda temporada y por su excelente manufactura que la ha logrado colocar entre los pesos pesados de esta nueva época dorada de la televisión con gran éxito. This is Us narra la historia de una familia: Los Pearson, una familia de clase media un tanto particular. Su historia estará contada a través de diversas líneas de tiempo.

La serie tiene su punto de partida en dos años diferentes: 2016 justo en el día en el que los hermanos Randall (Sterling K. Brown, en una actuación impresionante), Kate (Chrissy Metz) y Kevin (Justin Hartley) cumplen treinta y seis años de edad y 1980, justo cuando sus padres Jack (un gran Milo Ventimiglia) y Rebecca (la sorprendente y madura Mandy Moore) corren al hospital para el nacimiento de sus hijos.

Los padres viven una situación muy particular pues después de un parto complicado se enteran que Rebecca ha dado a luz trillizos pero que lamentablemente uno de ellos ha perdido la vida. Es entonces cuando Jack se entera que un niño con tan solo unas horas de nacido y de origen afroamericano ha sido abandonado en una estación de bomberos y llevado al hospital. Afectados por la pérdida de uno de sus hijos y conmovidos por la historia del pequeño deciden salir del hospital con el número de niños con el que originalmente iban a salir y adoptan al chico al que llaman Randall.

Con el paso de los años, Randall tendrá que lidiar con el hecho no solamente de ser adoptado sino con el hecho de ser de un origen étnico diferente al de sus hermanos, quienes, además, crean un lazo único y especial propio de los gemelos. Rebecca y Jack van a tratar de darles a sus hijos el mismo trato sin embargo en muchas ocasiones no pueden huir de la presión social producida por el hecho de haber adoptado a un niño de color. Evidentemente todo ello tiene una repercusión en el presente y Randall va a arrastrar consigo las huellas de su pasado y la necesidad de conocer sus verdaderos orígenes para entender mejor al hombre y al padre en el que se ha convertido. Por su parte Kate y Kevin tienen que batallar con sus propios fantasmas: ella con las inseguridades propias de una persona con sobrepeso y él con la excesiva dependencia hacía su hermana y las frustraciones de una carrera profesional exitosa pero que no lo satisface.

Creada por Dan Fogelman, This is Us se convierte en un viaje por lo cotidiano, por los problemas de gente común que viven en un contexto cada vez más exigente, demandante y que no perdona lo que es considerado como un fracaso. El miedo al mismo es una constante y ello se refleja no solamente en los tres hermanos sino en padres que buscan proporcionarles a sus hijos de las herramientas necesarias para competir en el mundo. Lo interesante es que, al estar contada en diferentes líneas temporales, This is Us permite contrastar las actitudes y decisiones de los padres en el pasado con las tomadas por los hijos en el presente y que, en gran medida, son producto de esa educación y preparación que recibieron de parte de sus progenitores y tutores durante la niñez y la adolescencia.

Pero uno de los grandes méritos de la serie es que no emite juicios de valor, sino que prefiere enfocarse en la presentación de las situaciones y en la manera que los protagonistas tienen para enfrentarlas, creando una concatenación de decisiones que tienen un impacto profundo en los personajes y en aquellos que les rodean. El otro mérito es que a pesar de que estamos ante un melodrama, los guionistas coquetean con el sentimentalismo pero evitan, con mucha inteligencia, caer en sus garras. Lo hacen construyendo personajes que se sienten sumamente reales, enfrentados a situaciones que también van en ese sentido.

La ausencia de antagónicos es otro acierto pues en ocasiones serán los opuestos de los protagonistas serán ellos mismos o, como suele suceder en la vida real, los miembros de su propia familia.  Eso provoca que el espectador genere una empatía muy profunda hacía los seres humanos representados en pantalla pues lo que despiden es una gran dosis de imperfecta humanidad.

Es reconfortante ver un programa como This Is Us. Lo es porque evita caer en falsas pretensiones y presenta episodios honestos y profundos llenos de situaciones sencillas pero que adquieren un importante grado de complejidad al reflejar a la vida cotidiana con todos sus altas y bajas, con sus valles y montañas y con los intrincados y pedregosos caminos por los que se tiene que pasar para atravesar los primeros y escalar a las segundas. Es además una muestra de que sigue siendo posible contar buenas historias sin necesidad de recurrir a producciones gigantescas o a presupuestos millonarios.

Es un regreso a una narrativa fresca, sincera, emotiva. Una narrativa audiovisual que va a utilizar a la arquitectura temporal del relato como una gran aliada para llevarnos a conocer con mayor profundidad a los protagonistas de la historia mientras que al mismo tiempo activa a nuestra memoria, a nuestras propias vivencias, a nuestro propio contexto para reflejarnos de manera muy natural en todo aquello que se representa en la pantalla.

Un logro.

 

Más de David Moreno

Los fallos y aciertos de “Ingobernable”

Emilia Urquiza me parece un personaje fascinante: es una mujer fuerte, decidida,...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *