Algunas lecturas del 2017

Una lista exenta de novedades editoriales

Siempre en estas fechas una fiebre por hacer listas de “lo mejor del año” invade las redacciones de periódicos y revistas por igual. De tal forma que no hay un solo medio que no se ocupe de enlistar lo más granado en cuanto a música, películas o libros, con el fin de promover las novedades sin que parezca un descarado acto de mercadotecnia.

A continuación, me propongo hacer lo mismo con algunos de los libros que leí durante el 2017, con la salvedad de que, en mi lista, usted no encontrará nada de actualidad, sino simplemente algunas de las lecturas que más me cautivaron a lo largo de estos 12 meses.

Después de todo, para el lector todo libro que abre por primera vez es una novedad, y por ello, considero sano cultivar el hábito de no leer en base a las modas del momento, sino de sumergirme en obras que hayan superado la prueba del tiempo, cuando menos por un par de años desde su salida al mercado.

“El duelo”, de Giacomo Casanova, me hizo las delicias al ubicarme a fines del Siglo XVIII, cuando el ilustre italiano nos relata uno de los episodios más famosos de su agitada vida, la querella que sostuvo contra el Príncipe Braniski, favorito del rey de Polonia, tras ser insultado por éste en los camerinos de un teatro y todo por disputarse los favores de una bailarina.

El pensamiento y el sentido del humor casanovense, son joyas autobiográficas de la literatura, aunque tristemente la leyenda del gran amante haya opacado la del escritor, espía, filósofo, inventor y también feminista veneciano (aunque usted no lo crea). Afortunadamente, su obra y pensamiento han sido rescatados por editoriales como Atalanta y Gadir, que es la que nos ocupa.

Y hablando de literatura de no ficción, “Miedo y asco en las Vegas”, de Hunter Thompson, me arrancó sonoras carcajadas, pues la crónica delirante de sus andanzas en la ciudad del pecado es capaz de desternillar de risa hasta al lector más adusto. Su prosa es fluida y experimental al mismo tiempo, con expresiones onomatopéyicas y auténticos aforismos sólo aptos para psicodélicos que deseen dar un salto hacia la locura del periodista Gonzo, que firmó este amplio reportaje que se lee lo mismo como una novela.

Y es que un narrador que comienza con la frase “Estábamos entrando en el desierto cuando empezaron a hacernos efecto las drogas” no puedo menos que hacernos adictos a sus relatos. Pero no todo es decadencia y sordidez dentro de lo que nos cuenta, ya que Thompson no pierde ese filo periodístico que, como un escalpelo, critica y disecta los motivos de la muerte del llamado “sueño norteamericano” y la propia destrucción del movimiento contracultural que le tocó vivir a caballo entre los sesenta y setenta.

Dejando de lado la irreverencia literaria, “Sumisión” de Michel Houellebecq, es una ficción política ambientada en Francia en el año 2022, que nos cuenta el ascenso al poder de los islamistas y cómo el orden social se trastoca ante la adopción de las costumbres musulmanas. Sin cortapisas, el narrador pone el dedo en la llaga, pues sus predicciones van que vuelan para cumplirse en un futuro cercano. La novela, a pesar del tono desesperanzador, no está exenta de pinceladas de ironía y referentes literarios al por mayor que hacen más digerible la estética del desencanto que empapa toda la obra del polemista francés.

En su momento, el libro fue un bestseller instantáneo, pues salió apenas unos días después del insigne atentado a las oficinas del semanario satírico Charlie Hebdo en enero del 2015, el cual curiosamente, presentaba en ese número las predicciones del “mago Houellebecq”, que decían “En 2015 perderé mis dientes… En 2022 ¡haré el Ramadán!”, lo cual era un adelanto que ya avizoraba los tópicos que desgranaba en la novela. Lo cierto es que, una vez pasado el boom y las acusaciones de islamofobia, Houellebecq ha probado no sólo estar en lo cierto, sino ser un agudo observador de su tiempo, la clave para cualquier escritor que pretenda ser leído a posteridad. Lo logra con creces, ya que “Sumisión” se deja leer como si hubiera sido escrito apenas hoy por la mañana.

 

Más de Ricardo E. Tatto

Einstein o la relatividad del amor

Sobre la serie biográfica “Genius” Albert yace ayuntado sobre su secretaria, con...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *