Más allá de la memoria: Peter Kim en galería La Cúpula

Fotos: Ricardo E. Tatto

La temática de la exposición toca un tema ríspido, difícil, hasta cierto grado olvidado de la memoria colectiva yucateca: la inmigración coreana. En 1905 con la llegada del buque SS Ilford con 1033 coreanos a bordo, la migración forzada hoy en día es un tema que nos aqueja y no se supera, la de los migrantes causados por la guerra. Con más de un siglo de distancia se plantea la reflexión de los coreanos llegados a Yucatán, que venían en busca de una mejor vida, como suele suceder con los éxodos forzados, las promesas de una situación mejor no fueron cumplidas, ya que fueron esclavizados por los hacendados yucatecos, que en ese momento también subyugaban a la población local. En definitiva, un capítulo negro en la historia yucateca.

Por ello, es necesaria la visión de Peter Kim, un artista coreano en Mérida, dado su interés y relación personal con la temática ( vive y trabaja en Nueva York), su visión externa, de extranjero, del que no es de aquí para evidenciar lo obvio, lo tabú, lo que se sabe pero no se dice y que llega a olvidarse  con el paso del tiempo, silencioso.

El mantener en la conciencia colectiva lo acontecido es uno de los aportes de la exposición. La muestra es el resultado de una residencia de un mes en el Centro Cultural la Cúpula, del 20 de marzo al 20 de abril de 2017, donde toda la obra fue hecha ex profeso para la misma.
La exposición tiene el dibujo y la gráfica como base de la construcción del discurso visual, el cual empieza con una pieza volumétrica verde construida con hilos/líneas verdes en un marco de herrería artística. En la siguiente sala hay 14 dibujos a blanco y negro de carácter figurativo, en los cuales hay personas trabajando en el campo de henequén; a continuación vemos una transición del dibujo a la pintura y comienzan a aparecer colores: azul, amarillo, verde y rosa.
Hay una instalación de un péndulo (esfera de metal) sobre piedras de río perfectamente alineadas y confinadas en un cuadrado, esta pieza es una especie de testigo del paso del tiempo, como metrónomo, quieta hasta ser activada; dentro de ella hay una pieza circular de piedra, tal vez ahí se encuentra una metáfora de que a pesar de que ya cambió la situación de los inmigrantes, en realidad sigue igual.

En la siguiente sala hay una construcción escultórica roja, cuyo marco estructural es lineal y justo enfrente, hay una pintura, la obra principal, confrontándonos en una especie de paradoja con los colores de Yucatán: sumamente hermosos, paradisíacos, envidiables, donde el desembarco de los coreanos se enseña con esperanzas y anhelos de una vida mejor, lejos de la guerra. Por otro lado, una estampa antes del destino trágico que les aguardaba en estas tierras, dónde serían esclavizados y aún no habían superado el dejar su patria, se evidencia al observar los rostros de cada uno de los personajes.

En la totalidad del recorrido de la muestra vemos cómo se construye el cuerpo de obra presentado en “Más allá de la memoria”, un discurso visual mediante el dibujo, el cual se materializa en una tridimensionalidad a manera de escultura/instalación en las ultimas salas, donde la temática es fuerte y actual, la de la migración forzada; en este caso, hay una relación personal de Peter Kim con la migración coreana en Yucatán por su origen, la cual nos brinda una sensibilidad y una reflexión acerca de lo ocurrido, en especial después de la integración de los migrantes que se quedaron con la población local. Ciertamente Yucatán es un estado idílico, muy colorido, pero el artista parece decirnos que, al mismo tiempo, no lo es.

Más de Ramón González

Artes visuales en Yucatán: reventar la burbuja

Un manifiesto de intenciones En Yucatán hay una cultura de la cobardía,...
Leer más

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *