El complot mongol: la novela gráfica

El acontecimiento editorial más esperado del año

Entre las novedades editoriales se encuentra la largamente esperada novela gráfica “El complot mongol”, con guión de Luis Humberto Crosthwaite y dibujo de Ricardo Peláez Goycochea, basada en la novela de Rafael Bernal que fuera publicada en el ya lejano 1969. Y cuando digo que la hemos esperado por muchos años, me refiero a su primer atisbo, publicado en formato de cómic por Editorial Vid en el 2000, justo en los albores del siglo XXI.

En ése entonces sólo alcanzó a salir un número que, misteriosamente, no tendría continuidad. 17 años tendrían que pasar para que los lectores pudiéramos disfrutar de su versión íntegra. Y es que a Rafael Bernal, por muchos años se le tuvo en el olvido, padeciendo una especie de maldición a la que me di por llamar “El complot Bernal”.

Afortunadamente, en el 2015 con motivo del centésimo aniversario del nacimiento del escritor, se reeditaron casi todas sus obras, se le rindieron sendos homenajes y, un poco tarde, se comenzó el proyecto al cual me refiero en estos momentos no sin ciertos retrasos burocráticos producto de las negociaciones entre editoriales por los derechos de autor, entre otros problemas.

Sin embargo después de la zozobra, al fin fue coeditada por Joaquín Mortiz y el Fondo de Cultura Económica, pero debo decir que la espera valió la pena: en todas las librerías del país se puede conseguir en un formato de lujo, tanto en sus dimensiones (más grande que un álbum europeo) como en su presentación en pasta dura. La portada monocromática incluso tiene un barniz que le otorga cierta textura al dragón chino que aparece junto al título.

El dibujo y color de Peláez Goycochea, nos presenta en escala de grises la historia que, por antonomasia, vendría a prefigurar la literatura negra mexicana. Con evidentes influencias de Sin City de Frank Miller y los trazos de Eduardo Risso (Johnny Double/100 Balas), sobre todo en algunas escenas con alto contraste y en la narrativa secuencial que, de manera ágil, nos va contando los avatares del detective Filiberto García, un antihéroe cínico, desencantado y veloz con el gatillo: todo un hacedor de muertitos profesional.

Así, la violencia descarnada y los bajos fondos de la capital, sirven como escenario para que Peláez despliegue su arte, para lo cual se nutrió de referentes visuales e históricos, caracterizando el Barrio Chino y el centro de la Ciudad de México (al igual que la ropa y el entorno urbano) acorde a la época en la que se cuenta el argumento ambientado en los años posteriores a la revolución, cuando el país entró a la modernidad pero sin dejar de lado ciertos ritos atávicos como la corrupción y la manipulación política.

La novela gráfica recién fue presentada en la pasada Feria Internacional de la Literatura de Guadalajara a principios de diciembre, y desde entonces ha cosechado buenas críticas en medios especializados. Habrá que esperar al 2018 para poder medir la resonancia que tendrá en el mundillo del cómic mexicano y de la literatura en general, aunque no tengo duda de que su publicación es un gran acontecimiento editorial, siendo la primera novela gráfica publicada por el FCE, cuestión que espero devenga en que cada vez más se publique a talento mexicano, en especial a los que no encajan dentro del manido género superheroico de la historieta. ¡Pinches monitos!

Más de Ricardo E. Tatto

Ofelia Medina por siempre

La primera actriz yucateca presenta obra en el Foro Lucerna de CDMX...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *