La mujer en las series de ficción política

En 2001 Fox estrenó 24, el famoso thriller policíaco que contaba la historia del agente Jack Bauer y sus peripecias, contadas en tiempo real, para salvar a Estados Unidos de Amenazas terroristas. Pero además de la innovación en términos de estructura narrativa que el show trajo consigo, hubo un aspecto fundamental en la trama que también fue revolucionario en su momento: el personaje de David Palmer. Palmer – interpretado por Dennis Haysbert – era un joven senador demócrata que en la primera temporada comenzaba su camino en la búsqueda de la presidencia de la Unión Americana.

Al final de la misma, con la ayuda de Bauer, termina por llegar a la Casa Blanca. Los creadores del programa Joel Surnow y David Cochran, lograron vender la figura de un presidente afroamericano, joven, patriota y – hasta cierto punto – liberal. Palmer fue bien recibido por la audiencia y terminó por ser uno de los personajes preferidos por el amplio número de fanáticos de 24 alrededor del mundo, al grado que una encuesta hecha por la hoy extinta compañía Blockbuster lo situó como el tipo de presidente al que la gente quería ver en la Casa Blanca. La televisión planteaba una hipotética situación que no pasaría desapercibida por el “establishment” político norteamericano: los Estados Unidos se encontraban listos para tener un presidente negro. 7 años después de que David Palmer ocupara la ficticia oficina oval, el joven senador afroamericano y demócrata Barack Obama fue electo por sus conciudadanos para en ocupar el cargo político más importante del mundo.

commander-in-chief-serie-tv-04-1-g
Geena Davis en “Commander in chief”

Evidentemente son muchas las circunstancias que llevaron a Barack Obama a convertirse en Presidente de los Estados Unidos, pero es innegable que la televisión ha influido en la manera como los estadounidenses -y en general todos los que vivimos en occidente- piensan acerca de temas como la religión, la historia, las relaciones y, por supuesto, la política. Por ello es interesante que una vez que un presidente de raza negra llegó a la Casa Blanca, los siguientes personajes que comenzaron a aparecer en puestos de poder político en la parrilla televisiva norteamericana sean mujeres.

En 2005 Geena Davis interpretó a Mackenzie Allen en Comander in Chief. El programa jugaba con la idea de la primera mujer que llegaba a la presidencia de los Estados Unidos aunque no lo hacía a través de un proceso electoral. Al inicio de la serie Allen era la Vicepresidenta de la Unión Americana, pero la muerte del presidente le hace llegar a la cabeza del poder ejecutivo. Allen tenía que aprender a lidiar con las complicaciones del cargo sin dejar de ser madre y esposa. El rol fue bien aceptado por la audiencia que vio con buenos ojos a un personaje femenino lleno de fortaleza y con capacidad de liderazgo. A pesar de las buenas críticas el programa no logró sobrevivir más que una temporada, pero había abierto la brecha para más mujeres presidentas en las series televisivas.

El elenco de “Scandal”

Desde entonces, seis programas han presentado a mujeres en el ala oeste de la Casa Blanca: la ya citada Commander in Chief, 24, State of The Affairs, Veep, Prison Break y Scandal (cuya protagonista también es afroamericana). Otros como The West Wing han mostrado personajes muy fuertes involucrados en las decisiones políticas importantes. En House of Cards hemos visto a la primera dama, Claire Underwood, jugar un papel protagónico en las intrigas que su marido ha hecho para poder acceder a la presidencia. Vale la pena acotar dos datos que no dejan de ser curiosos y llamativos: ninguna presidenta televisiva ha sido abiertamente demócrata y solamente una ha sido electa por sus propios méritos. Esto despierta la atención pues la tendencia liberal de Hollywood ha puesto a productores, guionistas y actores como gremios más cercanos al partido Demócrata que al Republicano.

Es posible que en términos dramáticos sean más interesantes los conflictos que presenta una presidenta republicana que lo que pueda representar una demócrata. Lo que es también un hecho es que la televisión norteamericana ha presentado a mujeres en la presidencia que son competentes y capaces de gobernar, mujeres a las que no les tiembla la mano al momento de tomar una decisión complicada. Se ha buscado familiarizar a la audiencia con la idea de que ha llegado el momento de que una mujer pueda dirigir los destinos de la que es aún la nación más poderosa del planeta.

Tea Leoni en “Madam Secretary”

Existe otro caso que por sus singularidades parece tener la pretensión de ser más influyente entre el público norteamericano. En 2014 CBS estrenó el drama Madam Secretary. En el programa Téa Leoni interpreta a Elizabeth McCord una ex analista de la CIA que, también por la muerte de su predecesor, llega a ocupar el cargo de Secretaria de Estado encargándose de conducir los destinos de la política exterior norteamericana mientras se enfrenta a un gobierno corrupto conformado en su mayoría por hombres. McCord es una esposa ejemplar, una extraordinaria y moderna madre de familia que además tiene la habilidad y las agallas para enfrentar a la diplomacia internacional imponiendo una visión humanista y feminista en sus decisiones de carácter político, una mujer que en los ficticios círculos políticos de la serie comienza a ser vista como una alternativa para llegar a la oficina oval abriendo con ello un refrescante abanico de posibilidades para el país y para el mundo entero.

Coincidencia o no, uno de los últimos cargos públicos que ocupó la virtual candidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, fue el de Secretaria de Estado y aunque su carrera y la televisiva de McCord no necesariamente son iguales, sí es inevitable tejer algunos paralelismos entre ambos personajes. La elección presidencial en los Estados Unidos está a la vuelta de la esquina. Los norteamericanos estarán eligiendo al presidente número 44 de su historia y por primera vez una mujer va a llegar a noviembre con posibilidades muy reales de acceder al cargo. Es complicado en este momento saber cuánto ha influido la televisión en la mente de los electores, pero no hay duda que Hollywood ha hecho su parte para que la idea de una mujer en la Casa Blanca deje de ser parte de la ficción política y se transforme una realidad.

Veremos…

Etiquetas de esta publicación
, , , , , ,
Más de David Moreno

Los juegos de la felicidad (III)

En México no hay tragedia: todo se vuelve afrenta. Carlos Fuentes              Alexa...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *